Realizan conversatorio sobre revocación de mandato de Sara Valle, hace 20 años

Guaymas, Sonora, a 29 de abril de 2019.- A 20 años de distancia exactos, la alcaldesa Sara Valle Dessens encabezó conversatorio en el patio central de Casa de la Cultura “Edmundo Valadés”, sobre el Gobierno de Ciudadanos que encabezó de mediados de septiembre de 1997, al 29 de abril de 1999 cuando el Congreso del Estado aprobó la revocación de su mandato, con el voto a favor de diputados traidores de su entonces partido, de la Revolución Democrática.

Escoltada por el entonces juez calificador Daniel René Morales Pardini, y su director de Comunicación Social e Imagen, Asención Sánchez Vázquez, Sara Valle precisó datos poco conocidos de su ruta de horas por distintos domicilios de familiares y amigos ese jueves que se festejaba, como hoy, el Día del Niño.

Citó que el entonces comandante de Policía y Tránsito, Óscar Villa Encinas, fue fiel escudero entre cientos de policías uniformados y civiles que la buscaron sin éxito para aprehenderla a punta de pistola o fusil, “como si fuera la peor delincuente de Sonora”, y para evitar potencial estallido social, dispersaron toda acción de protesta contra la voluntad popular expresada en las urnas.

Daniel René Morales Pardini señaló con índice de fuego a los poderes fácticos que imperaban en Guaymas, de ser los promotores del ataque a la dedmocracia al través de sus grupos parlamentarios y legisladores seducidos por el poder económico y los arreglos en lo oscurito, para finalizar la tragedia sin una sola demanda por corrupción, ni proceso administrativo en contra de la única presidenta municipal electa en las urnas.

El reportero Asención Sánchez detalló pasajes de la sensibilidad social de Sara Valle, y el imán que la ha mantenido, siempre, muy cercana al afecto de las clases populares, apuntando a los hombres del poder económico que siempre han controlado Tesorería y Catastro a su conveniencia, para disminuir el pago justo de prediales, como los mismos que hoy utilizan medios de comunicación para denostar con marcada virulencia su administración.

Óscar Villa Encinas presumió orgulloso el primer lugar que alcanzó el municipio en materia de seguridad pública, y la traición orquestada de mandos superiores para ceder la plaza a la Judicial del Estado que en cientos de carros y más de un millar de elementos, sitiaron la ciudad y puerto ese jueves negro de 29 de abril de 1999.

La promotora cultural Vicky Ojeda recordó, a punto del llanto, como celebraban en el Auditorio Cívico, evento de danza que con todo y consternación por las noticias que les llegaban, sacó avante junto al profesor Juan Carlos Casazús.

Reynaldo Valle abundó sobre lo que calificó de infamia, no contra su hija Sara, sino contra la voluntad popular que en un acto de intolerancia consumaron tantos que el pasado mes de julio fueron castigados en las urnas, y ahora con una votación histórica.

Gente joven, hoy líderes vecinales, apostaron entonces por el Gobierno de Ciudadanos, reiterando tener la camiseta bien puesta a favor de Sara Valle.